Si tienes tiempo libre o tan sólo deseas darle un cambio a tu rutina, existen diferentes tipos de actividades que podrías probar. Sin embargo, un hobby que recomendamos es que pruebes un curso de magia y aprendas a ser mago.

La magia, así como la música, la pintura o la poesía, podría considerarse un arte, debido a que todo aquel que dedica su vida a ella, requiere de un gran sentido de la creatividad e imaginación para inventar nuevos trucos. No obstante, como todo arte, si quieres ser mejor es necesario dedicarle tiempo. La magia requiere habilidad que sólo se adquiere con la práctica, pero el esfuerzo vale la pena.

Los beneficios de aprender magia.

En primer lugar, es necesario saber que la magia puede tornarse en algo muy apasionante y volverse no sólo un hobby, sino un estilo de vida para quienes quieran dedicarse a él. Incluso puede tornarse en una válida fuente de ingresos si desea convertirse en un mago para fiesta.

Aprender magia es un hobby sano en el cual desarrollarás diversas habilidades dependiendo del tipo de magia que quieras aprender, como es el caso del ilusionismo.  Como todo, el inicio suele ser difícil, pero una vez tengas tiempo en ello verás los resultados.

La Magia es una actividad excelente para compartir con familia y amigos, ya que en las reuniones sociales eres capaz de entretener y hacer pasar un buen rato con tus actos de magia.

También la magia se presta para en caso de que quieras un ingreso extra, o incluso busques profesionalizarte en ello, te puedas convertir en un mago para fiestas o para empresas. Nuevamente, es un pasatiempo que puede convertirse en un estilo de vida, y lo mejor es que puedes vivir de él. Si deseas explorar el mundo de la magia, a continuación dejo una breve explicación de cómo puedes empezar.

Primeros pasos.

Si has empezado este camino buscando información por artículos, foros o blogs de internet, has dado un buen paso. Puedes aprender uno que otro truco para empezar, viendo vídeos o explicaciones al respecto. No obstante, te recomiendo que no te quedes solo con ello.

Los trucos que encuentres por internet son accesibles para todo el mundo, por lo que cualquiera podrá conocerlos o incluso haberlo visto antes. Es mejor aprender en una escuela de magia de la mano de profesionales, que han dedicado bastante tiempo y que están  constantemente inventando nuevos y mejores trucos. Es una inversión de la cual no te vas a arrepentir.

Los materiales y trajes de magia lo podrás conseguir en una tienda especializada en ello. Y si ya estás en una escuela de magia, seguramente te recomendarán un sitio. Si te encuentras en Madrid o una ciudad cercana, te recomendamos que te pongas en contacto con The Magic Factory, ellos te ayudarán en todo lo que necesites, incluso si deseas hacer de la magia tu profesión.

Así que no tengas miedo en intentarlo, da los primeros pasos y deja que la magia sea parte de tu vida.

Imagen cortesía de encoreaccounting (encoreaccounting.com) Todos los derechos reservados.