la liposucción en manos de profesionalesLa liposucción, también conocida como lipoescultura, es una operación que se realiza muy frecuentemente en estos últimos tiempos. Los avances tecnológicos que existen en la actualidad, hacen que este tipo de intervenciones sean muy seguras para el paciente, siempre y cuando se pongan en manos de buenos profesionales cualificados y con experiencia. Sin embargo, nunca está de sobra conocer todas las recomendaciones e información que permitan que todo el proceso sea lo más seguro posible, cómodo y con los mejores resultados.

Beber mucha agua. Es algo muy importante el estar hidratado y beber mucha agua los días previos a la cirugía, ya que con esto podemos atenuar los efectos secundarios como las náuseas tras la operación y que, por lo general, acostumbran a estar relacionadas con la anestesia utilizada en la intervención.

La liposucción en manos de profesionales

 

Ser positiva. Frente a una cirugía, ya sea por tema estético como resulta ser una liposucción o  por un tema de salud, resulta conveniente mantener unas expectativas que sean razonables. Bastantes persona se crean expectativas muy altas, que más adelante puede que no se cumplan, lo que puede resultar frustrante. Una lipoescultura es una cirugía delicada.

Informar de todo a tu cirujano. Resulta fundamental informar a tu médico de todos los aspectos relevantes antes de someterte a una operación quirúrgica. Por poner un ejemplo, no hay que olvidarse de informar de toda la medicación que se esté tomando, alergias si las tuviera, etcétera.

Dormir boca arriba. Tras la cirugía, es recomendable dormir boca arriba. El propósito es evitar la presión sobre la zona que ha sido intervenida.

Vida sana antes de la liposucción

 

No fumar. Si fumas, es importante que abandones el hábito y dejes de fumar como mínimo unas 4 semanas antes y después de la operación. Según nos explican desde el Instituto de cirugía plástica Dr. Fabrizio Moscatiello, el tabaco reduce los niveles de oxígeno existentes en la sangre, lo que puede ralentizar la cura y la cicatrización.

No tomar el sol. Tras la intervención es conveniente evitar tomar el sol en la zona intervenida, sobre todo en zonas donde haya cicatrices.

Reaccionar a posibles reacciones. Asegúrate de inspeccionar tu cuerpo para detectar inmediatamente posibles reacciones alérgicas o infecciones de las heridas y cicatrices, enrojecimiento de la piel, supuración, etc…

Descansar y estar en reposo. Resulta conveniente tomar precauciones y no realizar grandes esfuerzos físicos. Nuestro cuerpo se recupera de una cirugía, por lo que el reposo en un caso así es esencial.

Evitar bañarse. Con el propósito de evitar posibles complicaciones se aconseja no bañarse en los días siguientes a la intervención. No hay ningún problema en ducharse, siempre que el agua no esté muy caliente.