Para los motores de combustión, las válvulas son una de las piezas más importantes. Se encargan de la entrada y salida de la mezcla que se utiliza para el encendido del coche y, además, sellan el motor durante el proceso de combustión. Las válvulas se mantienen en constante movimiento, por lo cual con el paso del tiempo y con el uso se van desgastando lentamente.

Comprobación de las válvulas del motor

Las válvulas de casi todos los vehículos suelen durar el mismo tiempo de vida del coche; sin embargo, por el uso excesivo o a causa de algún desperfecto, podrían desgastarse prematuramente, por ello conviene revisarlas con regularidad. Un detalle que no se debe obviar por nada, es chequear la impermeabilidad de las válvulas para que la combustión sea limpia.

Puede ser muy complicado hacer reparaciones en las válvulas, las averías más pequeñas podrían influir tanto en las funciones del motor, como en el proceso de combustión. Si no se tiene la suficiente experiencia y conocimientos de mecánica, es preferible que solo revise los posibles daños exteriores; como por ejemplo, observar si ya se ha hecho notable el desgaste o si existen grietas.

Las revisiones más minuciosas deben ser realizadas en el taller, por lo general, dos detalles que siempre se tienen en consideración son:

Ajustar las válvulas y su juego: es recomendable que al motor se le realice ocasionalmente un ajuste a las válvulas y a su juego, deben incluirse todas; aun las que se muestran intactas y no estén sometidas a demasiado desgaste. Para el ajuste es preciso conocer cómo a través del árbol de levas se abren y se cierran, al igual que es fundamental saber cuáles son las condiciones que se dan durante el proceso.

El ajuste perfecto se ejecuta con un tornillo en la palanca oscilante, que tiene el árbol de leva a los lados con sus correspondientes contratuercas. Para la medición utiliza un calibrador de espesores, de los cuales hay algunos que contemplan tecnología láser para que las mediciones sean más exactas.

Limpieza de las válvulas del motor: es inevitable que en las válvulas haya residuos y que se forme óxido; aun dándoles los cuidados necesarios, habrá que destornillarlas del compartimiento donde se localizan para darles una buena limpieza. Existen diversos productos especiales que combaten el sucio superficial; y para quitar incrustaciones de metal y el óxido se requiere de un cepillo de metal.

Así como las válvulas hay múltiples piezas que pueden ocasionar graves problemas al motor, si llegan a presentar fallas; peor aún, si se suman otras averías. Si ya su vehículo lo ha llevado al límite y ha tomado la determinación de venderlo, consulte la web cochesparadesguace.com; en esta página ofrecen la tasación gratuita. Así se evita las preocupaciones y riesgos que tiene vender el coche a cualquier persona desconocida.