Biogás sostenible, frente a la quema de residuos en Palma de Mallorca estudio realizado por Genia Global Energy

 

EMAYA encarga un estudio de alternativa a la gestión que hacen hoy día de los residuos sólidos urbanos de la ciudad de Palma de Mallorca, a la ingería Genia Global Energy. En este análisis de viabilidad se concluye que la materia orgánica y de la fracción de rechazo de la basura es rentable económicamente y sostenible medioambientalmente. Demuestra que los residuos sólidos urbanos, pueden generar suficiente combustible renovable llamado biogás, así como compost, desde su fracción orgánica, y permite además valorizar para su reciclaje a la fracción de rechazo.

A nivel presupuestario, estima un ahorro de 8 millones de euros anuales en comparación a los 26,8 millones de coste actual de la incineración. Si, resulta difícil creer que actualmente se incinere la basura.

 

Aunque en el enlace que compartimos más arriba, la noticia habla de “Adiós a la incineración en Madrid y Palma de Mallorca. ¿Hola al biogás?” ya que en la descripción del plan de actuación de EMAYA, no se hace referencia explícita al biogás, el plan sí que lo contempla.

 

En la imagen que compartimos en este post, comparamos el esquema lineal actual, con la Propuesta circular y Eco sostenible de Genia Global Energy. Las diferencias son claras, y se centran en la revalorización de los residuos sólidos urbanos.

 

El ciclo de la economía circular queda cerrado con la utilización de Biometano para los vehículos de recogida de residuos y los autobuses urbanos. Esto supone la sustitución de los hidrocarburos de origen fósil, por un combustible proveniente de fuente sostenible como es el biogás, obtenido de la digestión anaeróbica de residuos orgánicos. El biometano se obtiene de la purificación del biogás, también llamado proceso de “Upgrading”, que mejora el biogás para poder utilizarlo como combustible en vehículos.

 

Este aprovechamiento de la fracción orgánica, además de generar biogás, tiene como resultado como subproducto un compost que es utilizado en el campo. El esquema planteado no podría ser más eco sostenible.

 

Dicho esto, podemos concluir diciendo que las incineradoras tienen afortunadamente los días contados.