Cuando tienes un vehículo, la seguridad será lo primero y los amortiguadores juegan un papel clave en la estabilidad del mismo. Para conseguir las mejores piezas para reparar tu vehículo debes visitar el despiece de seat, porque también podrás aprovechar sus precios bajos para ahorrar dinero.

Pero, es probable que no sepas cuándo es el mejor momento para cambiar tus amortiguadores y que mantengas un buen rendimiento. Por este motivo, te he preparado este post con algunos consejos para que puedas determinar fácilmente su estado.

Consejos para revisar tus amortiguadores

Para hacer una revisión de los amortiguadores de tu vehículo tendrás que fijarte en algunos aspectos clave, dentro de los cuales están los siguientes:

Verifica el estado externo

Siempre debes comenzar con una inspección visual del estado de los amortiguadores de tu vehículo. No se debe tener la presencia de óxido en los amortiguadores porque esto podría hacer que tengas graves problemas en el sistema.

Por otra parte, también debes asegurarte de que los amortiguadores no tengan ningún tipo de fugas, y que no se vayan a presentar problemas. Para saber si tienes fugas, puedes ver el suelo donde aparcas tu vehículo, puesto que si tu coche deja manchas de aceite en el suelo esto indicará claramente una fuga.

Prueba del rebote

Es importante hacer la prueba del rebote en tu vehículo, en especial porque te permitirá determinar rápidamente el estado de los amortiguadores. Consiste en ejercer presión sobre la carrocería hasta que descienda la suspensión, soltarla y luego observar.

Si el coche vuelve a su posición en un solo movimiento, esto indicará que los amortiguadores están en buen estado. Por otra parte, si da varios rebotes hasta volver a su posición, será debido a que los amortiguadores se encuentran en muy mal estado y debes hacer el cambio de inmediato.

Estabilidad del coche

El sistema de suspensión se encargará de mantener a tu coche completamente estable y por este motivo debes asegurarte de que esté en buen estado. Para saber si tienes problemas en la estabilidad bastará con aparcar el coche en un lugar completamente plano y observarlo a la distancia.

Debe existir una línea paralela entre las defensas y el pavimento, sin que el coche se incline hacia ningún lado. Si sufre de algún tipo de inclinación, indicará que los amortiguadores están en mal estado, por lo que tendrás que hacer el cambio inmediato, no sólo de uno sino del par de amortiguadores que presentan el problema.