El Derecho penal económico se define como el conjunto de figuras delictivas que giran en torno a la tutela de orden económico del Estado y de las relaciones económicas derivadas de los sistemas de producción, distribución y acceso de los consumidores de bienes y servicios, dentro de una sociedad concreta.

La  entrada del internet que permite la globalización y la internacionalización de la economía a gran escala, provocan también que la delincuencia económica, tome auge, obligando a los gobiernos o Estados la modificación de las concepciones del orden económico y legal, existentes hasta el momento.

Es por ello que entran en juego los conceptos, contenidos y temas dentro del derecho penal económico, y derecho administrativo económico y el derecho penal empresarial. Ocupándose así los abogados en europa del estudio de este tipo de delitos, documentando y documentándose junto con la necesidad de establecer normas, políticas y leyes acordes a los nuevos tiempos empresariales que se dieron inicio con la globalización.

En el derecho penal económico, se parte del principio de que este cohabita con el derecho administrativo económico sancionador, por lo que los abogados en europa junto con el legislador  debe ser escrupuloso en la definición de las infracciones administrativas y penales.

Una de las características que plantea el derecho penal económico es la tutela de los bienes jurídicos supraindividuales, la necesidad de acudir a la norma penal en blanco, la conformación  de tipos penales especiales y la previsión de normas de imputación a la persona jurídica.

Los delitos que se cometen en el ámbito del derecho penal económico son realizados por un tipo de delincuencia con unas características totalmente diferente de las que usualmente se conseguían, este tipo de delitos son cometidos por sujetos de alta posición social, que mantienen una relación de confianza en la sociedad, sujetos de hecho profesional de delincuencia empresarial.

En la actualidad es pacífica la existencia de un concepto estricto y otro amplio del Derecho penal económico, con contenidos diferenciados.

Derecho Penal Empresarial es la rama del Derecho Penal Económico que estudia la atribución personal de los hechos punibles perpetrados en la estructura organizativa de una empresa y en el marco de su actividad.

Lo que hay que tener presente es la responsabilidad penal que tienen las empresas con respecto a los actos que realizan.

El Derecho penal empresarial forma parte del Derecho penal económico en sentido amplio, en la medida que se ocupa de la protección de ciertos bienes jurídicos colectivos de contenido socio-económico, pero con un ámbito restringido a la actividad empresarial.

 ¿Cuáles son las bases de la responsabilidad penal que tienen las empresas?

Toda la materia relacionada con el ámbito empresarial está recogida en la regulación de la responsabilidad penal de las personas jurídicas en España, cuyo propósito es el de determinar y castigar delitos penales cometidos por los directivos o empleados de las empresas involucradas en este tipo de delitos.

Todo empresario está en la responsabilidad de buscar asesoría en abogados en europa, con firma de contadores, y tributarios para cuidar el cumplimiento de sus deberes y obligaciones en cuanto a la ley se refiere, teniendo en cuenta los valores que debe desarrollar cada organización en el ámbito dentro del cual se desempeña.

Las sociedades mercantiles, las organizaciones empresariales, las asociaciones y las fundaciones están sujetas a la regulación en materia de Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas, se excluyen única y exclusivamente todas aquellas sociedades estatales que prestan servicios de interés público o económico general o que ejercen, única y exclusivamente, políticas públicas.

¿Cuáles son los supuestos dentro de los cuales una empresa o persona jurídica pudiera ser condenada penalmente?

  • Comportamientos delictivos de los empleados, directivos o dependientes que beneficien a la persona jurídica en base a que esta no tomado las medidas de control exigidas y necesarias.
  • Comportamientos delictivos de los administradores con el propósito de beneficiar directamente a la persona jurídica.
  • La legislación contempla como delitos penales todas las acciones que propicien la ventaja competitiva, el enriquecimiento económico, la mejora en el posicionamiento dentro del mercado o la caída de la competencia que no estén contempladas legalmente.

Dentro del derecho penal económico podemos encontrar, entre otros, delitos aduaneros; fiscales y delitos cambiarios

El derecho penal empresarial se orienta al desarrollo de instrumentos jurídicos de responsabilidad de las personas físicas que trabajan para la empresa. Dentro del ordenamiento jurídico no se conocen formas de responsabilidad penal directa a las personas jurídicas.

En el área penal corporativa se toman en cuenta los siguientes aspectos:

1.- Principios de Legalidad y Culpabilidad: se revisa si los criterios específicos de imputación estudiados en esta rama respetan los principios clásicos de legalidad y reprochabilidad. Esta duda sobreviene particularmente cuando se endosa a los directivos infracciones en las que no participaron directamente, pero que ocurrieron bajo su competencia.

2.- Se revisa  si la teoría del delito aplicada al ámbito de la empresa puede trabajar con conceptos penales de tipo natural u ontológico o si por el contrario, solo es posible utilizar conceptos normativizados; es decir, creados especialmente para la materia.

3.- Se revisan los criterios de imputación: la asignación sancionatoria intraempresarial obliga a utilizar criterios vinculados con esferas de competencia, roles, deberes de vigilancia, división de tareas, modos dolosos e imprudentes de comisión, etcétera. Los problemas que plantean estas trasgresiones derivan de la separación entre acción material y orden superior, propia de cualquier establecimiento organizado.

Según la hipótesis clásica de autoría, los ejecutores podrán ser autores directos, coautores, autores sucesivos o accesorios según la configuración específica del caso. Sin embargo, las necesidades político-criminales no quedarán satisfechas por cuanto, desde una perspectiva social, resulta más importante el papel de los sujetos situados por encima, quienes poseen toda la información y ejercen el control de las estructuras donde sucede el ilícito.

Este tipo de actos deben ser revisados cuidadosamente por los abogados en europa, dentro de las organizaciones, para evitar por error u omisión incurrir en delitos dentro del ámbito del derecho penal económico.