Una de las principales diferencias entre un motor de corriente continua y un motor de corriente alterna es que el primero puede funcionar a la inversa ¿Para que serviría que funcionara al revés? Sigue leyendo y verás lo provechoso que resultan estas diferencias en motores de corriente continua y alterna

¿Será que los motores de corriente continua y los de corriente alterna tienen partes diferentes? Pues no, estructuralmente hablando ambos están conformados por dos partes principales:

  • un estator o inductor compuesto por una bobina o embobinado, que viene a ser su parte fija y
  • un rotor o inducido, es decir, la parte giratoria, denominada armadura.

Entonces, si ambos tipos de motores son de estructura similar, ¿exactamente en qué se diferencian los motores de corriente continua y alterna?

El funcionamiento de un motor eléctrico

La función principal de un motor, independientemente si es de corriente continua o de corriente alterna, es poder transformar la energía eléctrica en energía mecánica. Para lograr esto utiliza el campo magnético giratorio que se produce dentro de uno de sus componentes: el embobinado.

Cuando la corriente eléctrica llega al embobinado se forma como una especie de imán, y los imanes tienen dos polos, y como en el interior se tiene otro imán entonces los polos de estos se alternan para atraerse y rechazarse, creándose así el movimiento giratorio.

En el caso de los motores de corriente alterna hay dos posibilidades:

  • Que en el interior del campo giratorio se forme un electroimán giratorio de igual velocidad que el campo. Por eso a estos motores se les síncronos, es decir, el campo giratorio y el electroimán están sincronizados.
  • Que en el interior del campo giratorio haya una embobinado, y se produce un efecto denominado Fuerza de Lorentz, haciendo que la velocidad de giro sea más lento, por eso sería un motor asíncrono.

Entonces para que un motor de corriente continua gire en sentido contrario algo debe tener el embobinado que hace que la corriente eléctrica al entrar produzca un efecto de imán diferente. En otras palabras, la diferencia radica en el embobinado.

Los motores de corriente continua tienen una estructura similar a un generador o dinamo.  Cuando pasa la energía eléctrica esta se transforma en energía mecánica, pero a su vez esta energía mecánica se puede transformar en energía eléctrica.

Esta estructura esencialmente diferente también permite un control de velocidad que no es posible en un motor de corriente alterna.

En resumen, el funcionamiento de un motor de corriente continua tiene las siguientes características:

  • Puede girar en sentido contrario
  • Transforma la energía eléctrica en energía mecánica y viceversa
  • Permite que se pueda controlar la velocidad

Estas funcionalidades de los motores eléctricos de corriente continua los hacen especialmente útiles para ser utilizados en trenes, ascensores, cintas transportadoras, entre otros sistemas donde la reducción o control de la velocidad es fundamental.

Por otro lado, dependiendo de la forma como está conectada la bobina existen diferentes tipos de motores de corriente directa, y por ello pueden utilizarse en sistemas o trabajos específicos.

Entre los diferentes tipos de motores de corriente continua se encuentran:

  • Motor de excitación en serie: Como su nombre lo sugiere acá el inducidor y el inductor van en serie, formando en su conexión un circuito en serie.
  • Motor de excitación independiente: Al rotor y al estator llegan dos diferentes fuentes de tensión. Acá las variaciones de velocidad se producen al aumentar la carga.
  • Motor compound: Contiene dos bobinas inductoras independientes que proporcionan excitación a los motores eléctricos
  • Motor en derivación o Shunt: La conexión del bobinado va en paralelo con el circuito. La velocidad prácticamente se mantiene constante.