Con los nuevos intercomunicadores para bebés o vigilabebés podremos ver hasta como nuestro hijo respira, y es que estos novedosos aparatos incluyen una tecnología moderna, que nos ayudará en nuestro día a día, para mantener en total vigilancia al pequeño.

Podemos tener toda la información necesaria, para oírlo, verlo e incluso saber la temperatura de la habitación, sabremos si el bebé tiene frio o calor, estos aparatos son realmente una maravilla.

La mayoría de los vigilabebés tienen canciones de cuna pregrabadas o ambientaciones, que ayudarán mucho a la hora de dormirlo, o incluso si el bebé despierta en medio de la siesta, el escuchar estos sonidos familiares o la voz de sus padres pueden hacerlo conciliar nuevamente el sueño.

Muchas de las funciones de los intercomunicadores para bebés pueden ser activadas o dirigidas desde el terminal de padres, es decir operan a control remoto, lo que te da amplia libertad de desarrollar tus actividades cotidianas, mientras vigilas constantemente al infante.

Las funciones básicas con las que debe contar un vigilabebés son las siguientes: horas de autonomía, alcance de la transmisión, buena recepción sin interferencias, sistema de aviso de batería y modo eco, para ahorrar batería.

¿Realmente son necesarios?

A la hora de adquirir un intercomunicador para bebés, surgen muchas dudas, una de ellas es si realmente los necesitamos,  a lo que podemos decir, que sin duda alguna estos aparatos se han convertido en un imprescindible para los padres de niño pequeños.

Los vigilabebés han evolucionado tanto, que actualmente conseguimos algunos modelos digitales con cámara que cuentan con una pantalla receptora táctil, como si se tratase de un Smartphone, incluso desde el internet de nuestro teléfono podemos ver a nuestro pequeño durmiendo en casa.

Entre sus ventajas tenemos que permite a los padres gozar de una absoluta tranquilidad, ya que en todo momento podrán saber cómo se encuentra su bebé; son una herramienta maravillosa en pro de la seguridad del niño, ya que los en el instante que perciban un llanto o que vean a través de la cámara.

Que el bebé se incorpora en su cuna, podrán acudir rápidamente a su habitación, de igual manera podrán ver si el bebé vomita mientras duerme, evitando que se ahogue, o si tiene frio o calor.

Los padres podrán tener mayor libertad, lo que les permitirá desarrollar sus actividades diarias o simplemente descansar, mientras su bebé se encuentra vigilado.